XII Congreso Internacional de Investigación y Práctica Profesional en Psicología

Estimados estudiantes, graduados, investigadores y profesores, la Facultad de Psicología de la Universidad de Buenos Aires los invita a participar del XII Congreso Internacional de Investigación y Práctica Profesional en Psicología, XXVII Jornadas de Investigación, XVI Encuentro de Investigación en Psicología del Mercosur. Este año el título del Congreso será “Los Psicólogos en la Época de la Catástrofe Pandémica Mundial”.

Esta pandemia inédita y atroz, ha tenido, tiene y tendrá efectos muy crueles. Un enemigo siniestro e invisible se ha apoderado de todo el planeta, produciendo cientos de miles de muertos, catástrofes económicas y emergencias sanitarias globales.

El virus mata y paraliza por la angustia que desencadena. Todas las referencias de la vida cotidiana se modifican y desvanecen.

En los barrios más humildes la vida, ya empobrecida por la injusticia social, se vuelve trágica. Hay pérdidas masivas de empleos, y una caída de los aparatos productivos en todos los países del mundo.

Nuestra América Latina vive la tragedia que se le suma al estancamiento económico precedente.

Todos los Estados convocaron a los especialistas en epidemiología, sanitaristas, y se potenció la investigación para lograr producir una vacuna eficaz. Todos los agentes de la medicina, incluida la enfermería, pasaron a ocupar un lugar de primera línea, de vanguardia, para poder proteger a sus ciudadanos y mantener las reservas de camas hospitalarias y respiradores artificiales.

De modos diferentes, todas las naciones crearon como respuesta primera de preservación de la vida a la denominada cuarentena.

Ahora bien, el virus produce, además de la muerte en muchos casos -no en todos felizmente-, otros efectos. Incluso la cuarentena, que cumpliendo con los objetivos buscados aporta al cuidado de la población.

El punto central para nosotros, que hace a nuestra aptitud profesional y a nuestra responsabilidad ética, es que el ser humano no es solo un organismo.
Los psicólogos también deben, sí, estar en primera línea del combate ante tamaña catástrofe.

La angustia traumática, las conmociones de la vida cotidiana y de los lazos afectivos, la vida transformada en encierro y virtualidad. Los procesos depresivos y las respuestas maníacas en infinidad de casos ante las pérdidas causadas por el virus y el encierro. La degradación de la vida erótica en el predominio de las pantallas; los efectos desgarradores de las pérdidas de empleos, de la caída del aparato productivo; la niñez aterrada y encerrada en plena constitución del sujeto; lo siniestro de la muerte solitaria y la imposibilidad de despedir a los seres queridos.

La desarticulación de la vida comunitaria, que alimenta los odios y las segregaciones, promoviendo violencia. Las coartadas neuróticas, inhibidas en tiempos de socialización habitual, que pueden llevar a ubicar el peligro, el enemigo, no en el virus sino en el otro sujeto, como un modo de tratamiento compulsivo imaginarizando en el prójimo al virus mismo.

Por lo tanto, ¿acaso no somos los psicólogos por nuestra formación, nuestras áreas de incumbencias, nuestras prácticas, nuestras investigaciones, nuestra historia, nuestro compromiso y nuestra habilitación calificada como autónoma -independiente de la jerarquía médica- a partir del gobierno del Dr. Raúl Alfonsín, los que también debemos estar en primera línea?

Nosotros no declamamos, sino asumimos la responsabilidad de que se cuente con nosotros como profesionales en la primera línea, porque somos especialistas en las vicisitudes de la subjetividad humana.

Prof. Dr. Osvaldo L. Delgado
Coordinador del XII Congreso Internacional de Investigación y Práctica profesional en psicología, XXVII Jornadas de Investigación, XVI Encuentro de Investigación en Psicología del Mercosur.

Recomendaciones Psicológicas para Afrontar la Pandemia